RESEÑA: Todos estamos hechos de estrellas de Rowan Coleman

todosestamosechosdeestrellas1.jpg

-Autor: Rowan Coleman

-Traductor/a: Victoria Horillo Lesdma

-Editorial: Umbriel

-ISBN: 978-84-16517-04-6

.Encuadernación: Rústica con solapas

-Formato: 150 x 230

-Páginas: 320

¿Qué pasaría si tuvieras la oportunidad de escribirle una carta de despedida a la persona que amas?

¿Qué le dirías?

Stella Carey tiene buenos motivos para aceptar el turno de noche en el hospital donde trabaja. Casada con un veterano de guerra que ha regresado de Afganistán brutalmente herido, Stella se refugia cada noche en su trabajo, mientras su esposo Vincent se encierra en casa, incapaz de dormir debido al estrés postraumático que padece.

Stella Carey escribe las cartas que le dictan sus pacientes para sus seres queridos (algunas llenas de humor, de cariño y consejos prácticos; otras, impregnadas de arrepentimiento), con la promesa de echarlas al correo después de su muerte.

Hasta que una noche escribe una carta que podría dar a su paciente una última oportunidad de redención, si la entrega a tiempo…siempre se puede volver a empezar.

Para los fans de Jojo Moyes y John Green.

Una historia esperanzadora que nos hará creer en las segundas oportunidades, tras la enfermedad o la pérdida.

LICORES DE COOPSOACHA II

Hola Soñadores^^

Gracias a Babelio y a al sello Umbriel he podido leer Todos estamos hechos de estrellas, escrito por Rowan Coleman, por lo que millones de gracias. En lo primero que me fijé fue en su portada, vaya preciosidad. Las letras son en relieve y tanto las letras como las estrellas brillan y…es una maravilla de portada, la verdad. Cuando leí la sinopsis ya sabía que iba a ser un libro de llorar y de esos que te dejan fatal y ya cuando leí lo de que si te gusta John Green y Jojo Moyes….no me gustan ninguno de los dos, no me gusta nada lo que escriben ni el objetivo de sus historias, por lo que empecé el libro bastante temerosa. Al final me ha gustado pero me ha costado engancharme. Hasta la mitad más o menos estaba diciendo: este libro no es para mi. Y tras acabarlo, sigo diciendo lo mismo, pero menos mal que ha mejorado y terminado disfrutandolo un poquito más. Aquí van mis conclusiones. 

«No me eches de menos, porque siempre estaré contigo. En cada gota de lluvia que toque tu lengua, en cada bocanada de aire que respires. En las puntas de las hojas que acaricies con los dedos al pasar. Allí estaré, cada segundo. No me he ido, solamente me he transformado , de este estado de la materia  a otro. Durante un instante, durante un instante fugaz, fue el hombre que te amaba, y ahora soy otra cosa: soy el aire, la luna, las estrellas. Porque todos estamos echos de estrellas, amor mío.»

Stella es una enfermera del turno de noche en el hospital Marie Francis, en la zona de Rehabilitación y Cuidados Paliativos. También se dedica a escribir cartas de las personas que están a punto de morir, para sus seres más queridos. Allí conocerá, entre otros pacientes, a Hope. Es una chica con fibrosis quística que ha estado a punto de morir y vivirá de primera mano su gran historia de amor con Ben, su mejor amigo, mientras Stella intenta recuperar el amor en su propia relación con Vincent, un militar que ha vuelto de la guerra siendo otra persona.

«El tiempo pasa deprisa y despacio a la vez : se dilata y se precipita , se vuelve aburrido y aterrador. Puedes convivir toda tu vida con la noción de mortalidad, sabiendo que algún día será el último, y no llegar a entenderlo nunca, ni a importarte lo que eso significa. Por lo menos, hasta que llega ese último día.»

Todos estamos hechos de estrellas es un libro con un único objetivo: hacerte llorar. Y esto se nota tanto que es hasta descarado. A la historia le falta profundidad por todos los lados pero la autora intenta sacarte la lagrimilla a través de una serie de cartas, en donde los pacientes terminales se despiden de sus seres más queridos. Conmigo no ha funcionado, al menos hasta el final, que es cuando ya me he emocionado. Hasta ese momento se me estaba haciendo una lectura bastante pesada y la verdad es que no me estaba interesando demasiado lo que les pesaba a los personajes. 

El problema que le he visto al libro es que el mensaje que quiere transmitir es real, muy real. Y diréis…¿eso es un problema? Normalmente no, pero cuando el mensaje te dice en cada página del libro que te vas a morir, que cualquier dia puede ser el último y que ese último día llegará irremediablemente, pues no es algo bueno. Que todos y todas nos vamos a morir algún día es una verdad como un templo, eso es innegable. Habrá gente que piense en ello a menudo, otras personas no pensarán en la muerte en absoluto y otras igual le dedican algunos segundos de su vida. Yo cuando escojo un libro es para vivir una aventura, una historia y para evadirme de esta cruel realidad en la que todos vivimos dia a dia. Pero si encima ese libro en vez de evadirte, te lo recuerda y recalca más todavía…

Yo he salido destrozada de esta lectura. Me ha afectado y mucho. Todos hemos perdido a seres queridos y supongo que mucha gente los habrá perdido desgraciadamente a esta enfermedad espantosa de la que no hay cura todavía, el cáncer. En este libro casi todos los enfermos se mueren debido a esta enfermedad y leerlo ha sido espantoso, para que os voy a engañar. A mi todo el tema de la enfermedad me afecta porque la he vivido de cerca y no ha sido nada agradable volver a recordar esos tiempos tan malos. No me ha gustado.  Lo positivo del libro es que la autora intenta impregnar todas las historias con un halo de positividad. En algunas lo consigue, en otras no. Lo bueno es que al terminar el libro ese halo de positividad se queda contigo y es por eso que le he dado un aprobado a la novela. 

Los personajes me han parecido todos correctos pero ninguno me ha llegado a gustar en exceso. Tanto Stella, como Vicent, Hope y Hugh son personajes reales pero no me han llegado a decir gran cosa. He congeniado con Hope , porque tuve una amiga con Fibrosis quística, y considero que el tema de esta enfermedad está bastante bien llevado. Diría que lo que más me ha gustado ha sido el gato negro que aparece en distintas partes de la novela: Sombra, Jake o Ninja (cada persona lo llama de una manera diferente). Este minino me ha resultado reconfortante.

todosestamosechosdeestrellas3.jpg

Lomejor

-Las cartas. 

-La parte final del libro.

-El halo de positividad que se te queda al terminar la novela.

 

lopeor

-Es un libro muy duro, demasiado y no creo que sea para todo el mundo.

-A mi me ha costado mucho engancharme.

-Falta de profundidad en la historia.

-Personajes que resultan indiferentes.separador1

En definitiva, Todos estamos hechos de estrellas es un libro emotivo y fácil de leer. El problema es que no ha sido un libro para mí. No me gusta que me recuerden que la muerte está  a la vuelta de la esquina, y por mucho que la novela tenga un mensaje positivo… no lo he llegado a disfrutar del todo y me ha hecho sufrir mucho. A quienes les gustan los dramones en toda regla, este libro les encantará, por eso solo lo recomiendo a la gente que le apetezca llorar a mares y gastar todos los pañuelos de la casa.

Muchas gracias a la editorial y a Babelio por el ejemplar^^

d1cc4-3

3/5

 

RESEÑA: Saltaré las olas de Elena Castillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s